En los próximos meses cabe esperar una reactivación gradual de las inversiones en infraestructura, vialidad y vivienda social. Superada la adversidad climática, el ritmo de contracción interanual de los despachos de los principales insumos para la construcción volvió a moderarse durante el quinto mes del año (último dato relevado). Ello se observó claramente en los casos del cemento Portland, ladrillos huecos y asfalto. Acompañó el proceso el hierro redondo para hormigón. En tanto, en las entregas de los insumos que no se habían visto particularmente impactados por el exceso de lluvias, la velocidad del retroceso interanual aumentó con respecto a abril.
Ver noticia completa

← Más Noticias Se recupera la construcción en Mendoza

Más Noticias →Boom de departamentos y dúplex en Godoy Cruz